Historia Chacarita Juniors

Federico Pizarro

Nacido el 17 de enero de 1927 en el barrio porteño de Villa Pueyrredón, creció en una casa humilde de chapa junto a sus diez hermanos mayores, sin su padre que falleció cuando tenía pocos meses, fue criado por su madre de profesión enfermera. Desde chico visitaba a los vecinos para hacerles los mandados y ganarse unos «mangos» y a los diez años vendía diarios en la Av. América (hoy Gral. Mosconi) y Helguera, y luego en los tranvías donde viajaban los obreros.

De joven jugaba al basquet en el Sportivo Devoto, luego pasó al Club Grafa, Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque y Atlanta. «Resulta que un día jugando en la primera de Sportivo nos toca enfrentar al Club Grafa, que era muy importante en aquella época, tenía un campo de deportes en Constituyentes, casi Gral. Paz. Era un equipo con entrenador pago y a los jugadores algo les daban, pero igual ganamos nosotros. El entrenador de Grafa me pidió para jugar en su club y como yo quería trabajar en la fábrica, puse como condición que me tomaran como operario y así fue”.

A pocos metros de su casa de Villa Pueyrredón, en la esquina de C. A. López y el pasaje Zeballos, había un potrero donde solía jugar al fútbol con los vecinos del barrio. «A un muchacho que se llamaba Manolo, se le da por hacer ahí la cancha de fútbol, yo le ayudé a hacer los arcos. Todos los del barrio empezaron a jugar acá, y siempre iba de relleno, de última. Un día, por mediación de un señor vinculado a Chacarita, concertaron un partido con la 5ta funebrera, pero no era un simple partido sino una prueba. Como yo siempre andaba con ellos, me pidieron que los acompañe”.

Federico, se quedó a un costado de la cancha para verlos jugar y cuando estaban formándose los equipos, resulta que faltaba uno en el equipo de sus amigos: el “back”, el zaguero. “Vení vos negro, dale jugá, me dijeron. ¡Están locos ustedes! les dije. Me convencieron nomás, y jugué todo el partido”.

El final de la anécdota es el principio del nacimiento de un ídolo. Ante su sorpresa el delegado de Chacarita se interesó en él. Jugó unos pocos partidos en la quinta, luego pasó a la tercera y en 1947 debutó en primera contra Banfield por la cuarta fecha del campeonato.

Pizarro tenía la estampa de los defensores recios, esos que intimidan a los rivales, sustentada en su gran físico y en una férrea convicción para marcar, era apodado «Hacha Brava». Además de su marca también se destacaba por su potente remate. Jugó 218 partidos en Chacarita entre 1947-1954 y 1959, la mayoría de ellos al lado de Carlos Spinelli, y convirtió 11 goles (Los únicos en su carrera los hizo en el Funebrero donde también logró la capitanía).

Pizarro – Isaac López – Spinelli

Mientras jugaba en Chacarita formó un equipo de básquet junto a otros compañeros del club, bautizado “El Caimán”: “Jugábamos bastante bien, lo hacíamos contra equipos de barrio. Realizamos 25 partidos: ganamos 23 y perdimos 2”.

Pasó por San Lorenzo (73 PJ), Huracán (19 PJ) y Magallanes de Chile en 1960 hasta su retiro en el 62. Jugó en la Selección Nacional, siendo capitán en el Panamericano de México (1957) y campeón Sudamericano en Lima (1957). También representó a nuestro país en la Copa Río de la Plata contra Uruguay y en la Copa Roca, donde fue capitán, contra Brasil.

En Chile realizó el curso de Director Técnico de Fútbol de la federación en el año 61 y en Argentina le dieron el título junto a Adolfo Pedernera por su comprobada trayectoria y experiencia y comenzó a dirigir en el país en 1962.

Pizarro tuvo una prolongada y fructífera carrera como director técnico, que empezó en Flandria, en el 62. Ascendió con Estudiantes de Buenos Aires (1963) y con Comunicaciones (1969) y dirigió al Chacarita campeón Metropolitano 1969, durante buena parte del año. Aquel año entrenaba a Chaca por la mañana y luego a Comu por la tarde, dirigía al Cartero los sábados y al Funebrero los domingos. Volvió a conducir al Funebrero en 1982 y 1987. También dirigió a Platense (1970), Lanús (1972), Quilmes (1974), Atlanta (1975, 1977 y 1988), San Martín de Tucumán (1976), Cuenca de Ecuador (1978), Gimnasia y Esgrima La Plata 1980, Sarmiento de Junín (1981, 1983 y 1985/86), Deportivo Español (1983/84), All Boys (1984/85), Gimnasia y Tiro de Salta (1989).

Como Director Técnico tenía un fuerte caracter y controlaba estrictamente a sus dirigidos: “Yo vigilaba a mis jugadores, iba por donde vivían y si es caso hasta medio me disfrazaba. Era muy estricto, no toleraba la indisciplina. El que anda bien juega, el que anda mal no, les decía a mis jugadores. Ellos lo aceptaban pero no les gustaba nada y eso me trajo muchas veces problemas. Nunca dejé que los dirigentes me formaran los equipos. Es por eso que renuncié dos partidos antes del final del campeonato del 69 cuando Chacarita salió campeón”.

Falleció el 5 de abril de 2003, a los 76 años, como consecuencia de un problema cardiovascular, en el barrio porteño que lo vio crecer y triunfar, en Villa Pueyrredón.

ESTADISTICAS EN CHACARITA JUNIORS:

1947: 12 partidos jugados.
1948: 26 partidos jugados. 2 goles.
1949: 30 partidos jugados.
1950: 31 partidos jugados.
1951: 30 partidos jugados. 4 goles.
1952: 25 partidos jugados.
1952: 1 partido jugado (Copa Competencia).
1953: 29 partidos jugados. 3 goles.
1954: 29 partidos jugados. 2 goles.
1959: 5 partidos jugados.

Total partidos jugados: 218.
Total goles: 11.

One thought on “Federico Pizarro

  1. Julio Pollero says:

    Una Excelente persona,siempre de frente,un placer haber sido dirijido por el en Italiano,me habia pedido a prestamo de Chaca por un año,abrazo grande al cielo Maestro!!!!!

Escribe un comentario

Su email no será publicado. Escriba en los campos obligatorios *

error: Contenido protegido por el autor