Historia Chacarita Juniors

El Negro Mendoza y su fidelidad a Perón

Ariste Omar Mendoza, conocido como «El Negro», fue jugador de Chacarita en la década del ’50 y fiel seguidor del General Perón, sufrió los avatares de la persecución con su hermano Héctor Maximiliano Mendoza, detenido y torturado. Imposible no mezclar la historia de nuestro club sin hacer mención a la política nacional de aquellos tiempos.

Ariste decía que fue peronista desde que nació, en aquel pueblo de Herrera de la provincia Santiago del Estero en 1933. Su padre era irigoyenista pero se hizo peronista debido a situaciones que le tocó vivir y que relata con gran emotividad: “En Santiago del Estero mi padre manejaba un sulky y el turco Elías Hubiera, que era el patrón, lo vio un día esperándolo a la sombra de un árbol –por las altas temperaturas de esa provincia– y le dijo que fuera la última vez porque sino lo iba a echar. Cuando murió mi madre no le permitió ir al velatorio”. Por esta razón se hicieron peronistas: “por las reivindicaciones sociales que el peronismo dio”, decía.

Como su padre pasó a ser ferroviario, se trasladaron a San Nicolás de los Arroyos para luego irse a vivir a San Martín, provincia de Buenos Aires, donde realizó la escuela primaria. “Un día Evita llegó a San Martín, que fue a la Municipalidad con Mercante, yo estaba con el cajón de lustrar zapatos, nos acercamos ¡era hermosa! Nos guiñó el ojo y nos hizo una mueca. Cuando terminó el acto subimos al palco y nos besó” relató Mendoza.

A los 12 años se consagró campeón en el fútbol en su categoría con el Club «4 de junio», donde lo vio jugar «El Gran Maestro» Ernesto Duchini y lo llevó al Club Atlético Chacarita Juniors. Allí pasó por todas las divisiones inferiores hasta que debutó el 3 de octubre de 1954 en la visita sin goles contra Lanús, correspondiente a la fecha 24 del torneo de primera división de la Asociación del Fútbol Argentino.

Las 3 M Funebreras en 1954: Mendoza, Montero y Moreno.

El Negro jugó siempre de número 4, marcador de punta derecha, junto a sus compañeros Osvaldo Montero y Roberto Moreno, a quienes los llamaban las Tres “M” Funebreras. Hasta que en 1956 sufrió una rotura de ligamentos que lo apartó por un tiempo del fútbol profesional, y para colmo de males un técnico que lo perseguía por su militancia política, por lo que decidió alejarse de la Institución. En ese entonces don Donato Ruiz. un peronista de alma que era dirigente de Lanús, lo llevó al Club Independiente de Neuquén en 1961 y luego jugó en Cipolletti de la mano del Dr. Julio Dante Salto.


ESTADÍSTICAS DE ARISTE MENDOZA EN LA PRIMERA DIVISIÓN DE CHACARITA JUNIORS:

1954: 2 partidos.
1955: 10 partidos.
1956: 9 partidos.


En la foto: Primero y de pie Ariste Omar Mendoza. Partido correspondiente a la fecha 25 de 1954 vs. Ferro Carril Oeste (1-1).

En 1962, el diario porteño Democracia publicaba que su hermano Héctor Maximiliano había sido “asesinado por el único delito de poner su pensamiento al servicio de la Patria”. Esto se dio bajo el plan represivo denominado Conintes. Un año después, en 1963, fue detenido por Gendarmería Nacional junto a otros compañeros como doña Dora Alonso que era la coordinadora del Justicialismo en Zapala, por cantar la marcha peronista que estaba terminantemente prohibida por el Decreto 4161. Estuvieron tres días en la comisaría de Zapala y luego llevados a la U9 en la que estuvieron sólo veinte días (les hubiera correspondido de seis meses a un año) debido a la intervención del Dr. Matera, el Comando del Partido Justicialista y a don Jaime Francisco de Nevares. Este último era amigo de la madre de Ariste pues se habían conocido cuando ella era presidente de la Juventud Obrera Católica, en Villa Maipú, San Martín.

El Negro Mendoza junto a sus amigos en el viejo estadio de Chacarita.

En el año 1969 fue entrenador de fútbol en el Batallón de Soldados 181 lugar en el que formó una selección de fútbol y salieron campeones invictos. También tuvo relevancia su participación en la creación del Club San Cayetano junto al padre San Sebastian, a Luis Soto, Luis Martín e incansables padres de apoyo. Este club surgió en el Polideportivo del barrio industrial no sólo para enseñarles futbol a los chicos sino también conductas de comportamiento.

«Me llamo Ariste Omar Mendoza, argentino, macho y peronista»

Cuando cayó el gobierno de Isabel Martínez de Perón en 1976, llegó un interventor de fútbol a la Universidad y realizó una reunión en donde cuestionó su militancia, don Mendoza le dijo “me llamo Ariste Omar Mendoza, argentino, macho y peronista”. Este fue el motivo por el quedó cesante. Le contestó: “Señor, yo estoy acostumbrado a entrar por la puerta grande y me voy por la puerta grande como me enseñó Perón”. A partir de allí comenzó a trabajar en el EPEN, llevado por el contador Oscar Hernández.

Ariste no era solo un entrenador, era un forjador de conductas. Y les aconsejaba a sus alumnos: “fundamentalmente tomar a conciencia las indicaciones de sus técnicos y el sacrificio que hacen las instituciones, a sentirse compenetrados con lo que hacen. Respetar al rival y a los mayores, que tienen más experiencia. Que el día que lleguen a la primera división se sientan humildes; que nunca olviden lo que han vivido para llegar a ‘ser algo en la vida’; el fútbol les brinda esa posibilidad y no tienen que desaprovecharla”, decía.

Continuó su tarea docente en el Club Independiente junto con Julio Martín y Carlos Leone, institución en la que lo llamaban “el abuelo” con afecto. Conformaron una gran familia en la escuelita de fútbol.

«El Gran Maestro Ernesto Duchini me contagió esa ternura, ese cariño y respeto por los chicos, fue un guía, él me inicio en todo esto, primero como jugador y luego como conductor», recordaba el Negro Mendoza. En 2013, la primera edición de la Copa Neuquén llevó su nombre y un par de temporadas anteriores, el Concejo Deliberante lo declaró ciudadano ilustre. También fue distinguido por la Liga de Fútbol de Neuquén. Ariste Omar Mendoza partió a los 81 años el 15 de octubre del 2014. Sin dudas el principal formador de jugadores en la provincia de Neuquén, que dejó su legado en el fútbol y la religión peronista a muchos jovenes, amigos y familiares.

Hoy la peña de Neuquén de Chacarita Juniors lleva su nombre.

Escribe un comentario

Su email no será publicado. Escriba en los campos obligatorios *

error: Contenido protegido por el autor