Historia Chacarita Juniors

¡Que «manija»! Puntorero

Es de los jugadores que tienen un ángel. Un don particular. Una manera vistosa de moverse, entrar en contacto con la pelota, jugarla, distribuirla. Crea constantemente, a favor de toda su capacidad para juntarse con el resto, para mostrarse siempre, para querer ser receptor continuo de cualquier movimiento de mitad de cancha hacia adelante, de su equipo. Y así, como volante de creatividad, casi nunca de marca, y muy espaciadamente definidor (claro que el gol que convirtió en el último minuto del partido contra Huracán, por el Petit torneo, le significó a su equipo estar en el Nacional), generalmente se las arregla para tener LA MANIJA del partido… y con esa MANIJA, Juan Carlos Puntorero mueve a la maravilla los hilos de su equipo y del medio campo. Como receptor y distribuidor de juego – además con rara humildad el dribling y lo emplea en todo momento que lo considera útil-, no le resulta difícil convertirse en el dueño del sector intermedio, allí donde se cocina muchas veces el partido. Allí donde, aunque muchos lo nieguen, se le puede cambiar la cara a un trámite engorroso, que en nada favorece las aspiraciones del equipo. Y se le puede cambiar, siempre que se cuente con hombres como Puntorero, que piden y quieren la pelota. Que la administran bien. Que la retienen cuando hace falta… y la tocan rápido cuando necesitan hacerlo. Muchos, seguramente, le reprocharán a Puntorero que marca poco (en el Metropolitano que Chacarita ganó en 1969 Recúpero le solucionó todos los problemas de marcaje), que no sienta el encimar a un adversario… que inclusive no llegue con la continuidad que puede esperarse de un volante al gol. Pero nadie le podrá discutir a Juan Carlos Puntorero, todo su derroche por y para el equipo. Su despliegue masivo por el campo para entrar en contacto siempre con la pelota, para mostrarse y ser receptor libre -para eso rota y rota si le ponen cancerbero encima durante el partido-, aliviando el trabajo del resto, haciendo fácil las cosas, porque arrastra gente, creando el claro a sus compañeros o se acopla pidiendo la pelota, para imponer su habilidad, su manejo, su particular manera de defender la pelota. Cuando juega Puntorero, cuando Puntorero «funciona», mejora todo Chacarita Juniors, basado mucho, sobre todo en su momento mas brillante, en el andar de un medio campo que crea opciones continuamente.

16 de agosto de 1970 – Gol de Puntorero – Chacarita vence 2 a 1 a Huracán y continúa en el Nacional.

2 comentarios en “¡Que «manija»! Puntorero

  1. Guillermo says:

    Yo estuve ese día en la cancha de Vélez. Tenía 10 anos. Que Golazo. Para no olvidarlo nunca. Después con mi Tío Pancho fuimos al vestuario!!!!! Grande Manija!!!

  2. norberto says:

    ¡Maravilloso!, uno de los goles que más grité en mi vida.
    ¿Quién iba a pensar que «Manija Puntorero», que casi no pateaba al arco porque siempre gambeteaba o se la pasaba a algún compañero, iba a sacar en tiempo de descuento un balazo al ángulo como el que pateó desde unos 35 a 40 metros.
    Nos quedamos con otros amigos como una hora después que terminó el partido, emocionados y comentando ese golazo increible e impensado.

Escribe un comentario

Su email no será publicado. Escriba en los campos obligatorios *

error: Contenido protegido por el autor